El Renacer de los Ateos Dr. Renny Yagosesky

Es común en las conversaciones religiosas, colocar como factores contrastantes la fe en Dios y el Ateísmo. La fe en Dios promueve su existencia y un sentido de propósito y orden espiritual de la vida y el universo, y el ateísmo, promueve la idea de que Dios no existe, y que por esa razón, “todo se vale”. Así, se recomienda vivir cada día de vida de manera intensa, a todo placer, sin temores ni culpas.

Etimológicamente, el término “Ateísmo” significa ausencia de creencia en la existencia de cualquier dios. Proviene del adjetivo griego (atheós), que significaba ‘sin dios’. Se considera ateo, a la persona que niega la existencia de dios, o que critica a la religión y sus principales postulados. El ateísmo, más que una religión, tiende a ser percibido como una postura más bien filosófica o una visión científica que busca evidencias empíricas de un dios real, medible y verificable. Existen casos como el del Budismo, difíciles de clasificar, pues creen el karma, pero no proponen la existencia de un Dios.

La discusión sobre la inexistencia de Dios es muy antigua. Ha tenido propulsores destacados como Mikhail Bakunin, ateo anarquista mundialmente reconocido, que señalaba en su obra: “Dios y el Estado”, que las religiones, los dioses, profetas, Mesías y santos, fueron creadas por la imaginación de los hombres que no habían logrado el desarrollo pleno ni posesión de sus facultades. Afirmaba que el cielo religioso no es más que un espejismo apoyado por la ignorancia y la fe, y que la idea de Dios, implica la eliminación de razón humana, una negación de la libertad y un camino hacia la esclavitud.

En los momentos actuales, se conoce la existencia de movimientos neo-ateístas, que buscan convencer a las personas de que es posible vivir una buena vida sin abrazarse a la idea de un Dios, sea éste bueno o malo.

También Nietzsche, famoso filósofo, promueve el ateísmo. Para él la religión no es una experiencia verdadera pues Dios no existe, las religiones se basan el resentimiento que impulsan en sus fieles, e intentan ocultar la dimensión trágica de la existencia, como la muerta y las imperfecciones, tras una imagen falsa del bien la verdad y la belleza.
Recientemente una nota periodística de Abel Grau se refería a una campaña ateísta de éxito creciente, recién iniciada en el Reino Unido, financiada por algunas empresas y donaciones anónimas, que estimulaban a vivir sin centrarse en Dios, así como acabar con la privilegiada posición de la religión en la ley, la educación y los medios de comunicación. La campaña planeaba recaudar 5.500 libras (6.500 euros). Las recaudaron en apenas dos horas y en dos días ya habían reunido 58.900, y la cuenta ya va por 143.200 euros.

Algo similar ocurrió en Washington. Decía el autor de la nota, que los textos que hablan contra la religión tienen éxito en ventas y que algunos hablan del ateísmo como una fuerza que toma cuerpo en la sociedad.

Para el biólogo Richard Dawkins, autor de “El espejismo de Dios” y defensor entusiasta de la “Teoría Evolucionista” de Charles Darwin, hay más ateos de lo que se cree, especialmente entre la élite educada, aunque no están formalmente organizados.

Hanne Stinson, directora de la British Humanist Association, una organización comprometida con esta campaña neo-ateísta, considera que los donantes sienten que no tienen voz, y que “el Gobierno y la sociedad presta demasiada atención a la religión y a sus líderes, mientras que a los que no son religiosos se les ignora".

En España existe la Unión de Ateos y Librepensadores, que ha considerado unirse a esta campaña y promueve sus ideas ateístas a través de página web: www. ateos.org.

Algunos líderes espirituales como Sai Baba, han hablado sobre el ateísmo y como representantes de Dios (de acuerdo con sus propias palabras) tienen sus ideas al respecto. Baba dice a los ateos: “En ese mismo aliento con el cual me niegas, allí estoy”. También ha dicho: Pobre el hombre que rehúsa ver en la creación la obra de Dios, evidente en su belleza, armonía, verdad, bondad, amor, ley y enseñanza, en todo lo que es visible para el ojo y que llena la mente. ¡Se enorgullece de su ceguera y la eleva a una filosofía llamada ateísmo!

Lo cierto es que este nuevo ateísmo, que abre espacio al hedonismo y a una vida moralmente menos rígida, tiene ideas que parecen muy llamativas, como:
- Dios no existe.
- Las ideas sobre evolución y nacimiento de las relaciones son falsas.
- No necesitamos la religión para ser morales.
- Es posible explicar las raíces de la religión y la moralidad sin ideas religiosos.
- Ciertas pautas religiosas son locuras aceptadas, irracionales y arcaicas.

Cuando se buscan las causas de este resurgir ateo, se encuentra resistencia a lo no verificable y a las conductas agresivas y de extremistas y agresivas que mueven a la búsqueda de formas diferentes de dirimir las diferencias. El amparar matanzas en la religión o en la fe en Dios, o mezclar política e incluso campañas electorales con Dios, ha afectado la relación de muchos con la idea de un dios de todos, bueno y generoso. Además, muchos de los que dicen creer en dios y estar vinculados a una religión, lo asumieron desde la infancia, obligados por sus padres y maestros o no son verdaderos practicantes de las propuestas de su fe.

Finalmente, diremos que ideas universales y eternas como “No hagas a otros lo que no quieras que te hagan”, ayuda a tus semejantes”, o “respeta a los demás”, parecen ser valores humanos globales que están más allá de los límites de la muchas veces parcial religiosidad. Gracias por leerme.



Fuente: El País.com - LaExcelencia.com
Fecha de Publicación: 29 de Noviembre de 2008