El Arte de Encontrar Pareja
---Lic. Renny Yagosesky

Una de las necesidades de mayor urgencia de satisfacción para las personas  es la de tener y sostener una relación de pareja. De la pareja obtenemos cantidad y calidad de gratificantes como compañía, amistad, placer sexual, comprensión y estabilidad, entre otras. Sin embargo, muchos reportan dificultad para iniciar una relación, y viven una soledad forzada por su incapacidad para cautivar, seducir o encontrar la pareja que buscan.

            ¿Cuáles son las causas que impiden a muchos encontrar pareja? Algunas de ellas podrán ser: indecisión, indefinición, mala imagen, comunicación inadecuada, improductividad, mala actitud o  incompatibilidad, entre otras. A fin de ayudarle a reducir el efecto de sus aspectos limitantes, he aquí algunas recomendaciones eficaces que pueden serle de utilidad:

Asuma la decisión con determinación: Debe estar seguro(a) de querer iniciar una relación de pareja, para evitar enviar mensajes contradictorios  o sabotear sus propias metas. Hay quienes afirman querer una pareja, pero evitan los encuentros que les permitirían lograr ese objetivo.

 Defina su criterio de elección: Determine conscientemente sus prioridades para saber cuándo decir “si”. Si un hombre elige una pareja por su belleza física o su intensidad sexual, no debe quejarse luego de su desamor o su deslealtad, pues sería tan absurdo como elegir un carro por su color y quejarse de su poca potencia de motor. Qué desea recibir de su pareja?

Entre en el mercado de los disponibles: A menos que lo merezca kármicamente, la pareja que busca no tocará a la puerta de su casa. Debe tomar riesgos y mostrarse. Dígale a sus amistades que quiere tener pareja, si busca algo estable o no, y qué tipo de persona desea conocer. Así contará con apoyo, conocerá a mucha gente en poco tiempo y se evitará malos ratos. Pude usar internet y las páginas de relaciones, aunque deberá asegurarse de poder verificar algunos datos antes, para no caer presa de gente mal intencionada. No crea que “el amor llega cuando debe llegar”. Sin semilla no hay fruto. Lo que no se muestra, no se vende. Tome la iniciativa, abrase al mundo y tendrá muchas opciones.

Cuide su imagen: La imagen ofrecida es vital para ser elegido o rechazado. Preste atención a su imagen física, muéstrese como alguien aseado, que respeta y cuida su cuerpo. Aunque en la vida hay amor para todos, es evidente que la cultura nos ha entrenado para tener preferencias. Sin dejar de ser quien usted es, debe tomar en cuenta esta realidad.

No busque perfección: Mucha gente sigue sola, desde la excusa de no haber logrado encontrar su pareja perfecta. Para atraer a un perfecto, usted debe serlo. Hay una historia sobre una mujer que buscaba al hombre perfecto. Ella tomó sus ahorros para recorrer el mundo y encontrarlo, y cinco años después, de vuelta en su país, una amiga le preguntó si lo había encontrado. Ella respondió que sí, pero que él también buscaba la mujer perfecta.

No muestre desesperación: Los desesperados ahuyentan a sus prospectos de pareja. Dice un viejo refrán que en el amor quien muestra el hambre se queda sin comer. Las primeras citas son para conocerse. Muestre prudencia, tacto, paciencia, relajación, simpatía y cordialidad. Evite presionar el sexo o compromisos serios. Nadie quiere protagonizar una nueva versión de la película “Atracción fatal”.

Cuidado con lo que dice: Escuche más de lo que habla. No cuente intimidades de sus relaciones anteriores, de sus “fracasos”, o de los defectos sus ex-parejas, pues eso causa mala impresión. Recuerde que las personas son más emotivas que lógicas y deciden de acuerdo a cómo se sienten. Sobre sus rupturas anteriores, diga con elegancia: “Nuestro tiempo se venció”, o “Queríamos cosas diferentes de la vida”. Ah, y si su relación prospera, no le cuente a sus amistades o parientes detalles privados e íntimos de la pareja. Es una traición, revela inmadurez, y además, piense que ellos podrían usar esa información en su contra en cualquier momento.

Asegúrese de que exista compatibilidad: Los opuestos se atraen pero no logran convivir. La compatibilidad es importante para las buenas relaciones. Ni tan iguales como para aburrirse, ni tan distintos como para no entenderse. Los valores, objetivos y estilos de vida similares, suelen permitir vínculos más armónicos, mientras que las diferencias marcadas conspiran con la paz y crean condiciones de conflicto frecuente. ¿Dónde vivirían el pez y el ave si su amor prosperara? El pez no podría vivir en el aire, ni el ave  podría vivir en el mar. Eso es incompatibilidad.

Defina las reglas: Toda relación exitosa opera sobre acuerdos. No le deje las cosas importantes al destino, a la suerte o al azar. Si ha iniciado un vínculo y considera que tiene futuro, debe establecer algunos acuerdos, especialmente en lo relativo al sexo, el dinero, las fechas importantes, la fidelidad, la familia u otro tópico importante para ambos. Sus reglas deben ser propias, y no derivadas de tradiciones o impuestas por parientes o amigos. Cuando haga los acuerdos, no se muestre tenso o amenazante. Mientras más armonía exprese, más compromiso obtendrá de la otra persona.

            Lea, analice y aplique estas recomendaciones, y pronto estará en la lista de quienes disfrutan y sufren del privilegio de tener pareja. Gracias por leerme. www.laexcelencia.com


Lic. Renny Yagosesky
Comunicador Social
Asesor Orientador
Escritor
Conferencista

Todos los Derechos Reservados © Renny Yagosesky (18 de Febrero 2008)