Violencia doméstica, algunas causas del caso Perú
--Fely Alvarado

La falta de comunicación es el factor de riesgo más grave en el Perú. El fenómeno violento y machista contra la mujer es un problema de salud pública que registra entre 48% y 50% de incidencia en el país.

Frente a la magnitud de este conflicto que afecta a la mujer y la familia, demostrada por las consecuentes altas tasas de mortalidad y discapacidad, un estudio de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos identificó a esa falta de comunicación, el aspecto cultural, la ausencia de soporte económico y escaso apoyo social, como otros factores de influencia en esa lacra social.

Se trata del proyecto Perfil de violencia contra la mujer y factores de riesgo en tres ciudades del país, desarrollado entre abril y diciembre de 2004, por docentes de la Maestría de Enfermería de la Facultad de Medicina Humana, en la línea de investigación de la violencia interfamiliar, explica la responsable del estudio, María Josefa Arcaya Moncada.

De acuerdo a los hallazgos, la edad promedio de las mujeres víctimas oscila entre 32 y 36 años, predominando el estado civil de conviviente, con 3 a 4 hijos promedio en Huancayo y Huaraz, y en Lima entre 1 y 4 hijos.

Reto de la universidad
Según la investigadora, a la universidad le corresponde un rol social muy importante para enfrentar este grave problema. Con ese propósito considera que se debería conformar equipos multidisciplinarios para trabajar los factores de riesgo, a través de consejerías en las familias, escuelas, grupos de jóvenes, o con las parejas involucradas.

Factores de riesgo
Los resultados evidencian que no es efectiva la comunicación en la pareja, quien pone cualquier pretexto para no reunirse. Se da una comunicación insuficiente, más por gestos, actos y conductas contradictorias y violentas que a través del diálogo. Resentimientos, iras acumuladas rebasan hacen que brote la violencia en la familia.

Aspecto cultural
La mayoría de mujeres violentadas considera que deben ser sumisas frente a las decisiones de la pareja. Llama la atención que en Lima las mujeres víctimas identifican que la responsabilidad del cuidado de los hijos le corresponde a la mujer, a diferencia de las otras dos ciudades, donde piensan que la tarea debe ser compartida. En la distribución del sueldo, la mayoría de mujeres en Huancayo y Huaraz opina que el esposo gasta el sueldo en sí mismo y en los amigos, y lo que sobra para su familia. En Lima piensan que el dinero es para gasto familiar.

Testigos inocentes
En opinión de la psicóloga clínica, Rosa Elena Huertas Rosales, una de las primeras consecuencias de esta violencia es la obstrucción del desarrollo cognitivo, emocional y social de los niños, quienes pueden terminar siendo muy agresivos o muy tímidos. Una madre temerosa, sin autoestima, no podrá vincularse afectivamente con su niño.

Una de las medidas preventivas es fortalecer la relación de apego de los padres a sus hijos, que las madres asuman su responsabilidad materna y que establezcan una relación cálida y emocional con ellos. Se tiene que trabajar con la mujer violentada fortaleciendo su autoestima, enseñándoles sus propias competencias y destrezas, enfatiza la psicóloga.

Violencia se desparrama
Datos del Mindes revelan que el 45% de los hogares peruanos son violentados. Entre marzo de 1999 y enero de 2000, los CEM de Lima atendieron 9 mil 200 casos de violencia familiar. Entre 200 y 240 mujeres maltratadas acuden diariamente a denunciar agresiones en todo el país.

Entre enero y setiembre de 2003, esos CEM registraron 20 806 casos de violencia familiar y sexual, 18 636 de los cuales corresponden a mujeres.El grupo más afectado está entre 12 y 59 años y representa el 91% del total de afectadas. Entre enero y mayo de 2004 hubo 2 989 llamadas por violencia familiar, 94.6% de las cuales fueron contra mujeres.

(Fuente: UNMSM)
http://www.universia.edu.pe/portada/actualidad/noticia_actualidad.jsp?noticia=43838
27/05/2005