El Arte de la Guerra para Ejecutivos
--Donald G. Krause

Existe una cierta similitud entre el mundo de la guerra y el de los negocios, por lo que en muchas circunstancias, no cabe duda de que algunas estrategias o técnicas de la guerra, pueden ser aplicables a los negocios, o empresas con deseo de Exito y Liderazgo.

Se ha dicho que fue Sun Tsu, gracias a sus victorias, quien motivó al guerrero Cao Cao hace más de 2000 años, para lograr la unificación de la China. Sun Tzu, definió que la base primordial para triunfar en la guerra es el liderazgo.

Según Sun Tzu,

Son las personas las que luchan y por ende las que ganan o pierden las batallas. Y la persona de mayor importancia en las mismas es el general. Para el antiguo estratega, general gana o pierde la batalla, antes de que ésta se inicie. Es por ello que necesita una estrategia bien definida, situando a su organización en una posición en la que considere que no va a ser derrotada. Y visualizando que sea el propio enemigo, quién le de la oportunidad de vencerlo.

En las empresas los ejecutivos son los generales; es decir los líderes. Son ellos los que tienen que sentir, pensar y actuar para que su organización logre el éxito; son ellos quienes tienen la responsabilidad única y no transferible, de ver no solo por el desarrollo de si mismos, sino también por el desarrollo de su organización.

El ejecutivo que es un verdadero líder sabe que el solo no ganará la batalla, y que debe conformar, preparar y desarrollar un ejército o grupo subordinado para lograr el triunfo. Es por ello que el éxito o fracaso de las empresas está determinado por el liderazgo.

El desarrollo del ejército de Sun Tzu se basa en tres estrategias fundamentales que son aplicables a las organizaciones con deseo de liderazgo.

- Tienen un objetivo claro y bien definido. Su Misión, Visión y Filosofía están perfectamente definidas.

- Utilizan la información como un medio de dirección. Hacen una mezcla potencial de lo emocional e intelectual, para conjuntar sus recursos y actuar con eficacia.

- Tienen un alto grado de adaptabilidad al cambio; es decir son flexibles. Debido a ello reaccionan con rapidez y eficacia ante los cambios de su entorno, sin perder de vista sus objetivos.

A continuación, los 10 principios de Sun Tzu aplicados a las empresas en el mundo de hoy.

1- Aprender a combatir.
En la actualidad la competencia es mayor, más agresiva e inevitable. Solo permanecerá en el mercado la organización que esté debidamente preparada en todos sus niveles.

2- Liderazgo
El Líder marca el camino con el ejemplo, se involucra y se compromete; con sus clientes internos y externos.

3- Hacerlo bién
La mayor ventaja competitiva de la organización, se basa en una adecuada planificación. Sin embargo lo que demuestra el éxito o el fracaso son los resultados. "Se avanza cuando hay ventaja; se detiene cuando no la hay".

4- Conocimiento de los hechos
Se debe disponer de información confiable y suficiente. Solo así se tomarán las decisiones oportunas y adecuadas. No se parte de supuestos.

5- Prepárese para lo inesperado
La competencia siempre está presente, aún no atacando. Obsérvela de cerca. Refuerce las áreas débiles de su organización.

6- Aproveche todas las oportunidades
Una victoria se puede lograr con una acción rápida. La innovación y la velocidad son decisivas. Haga las cosas sencillas, siempre que pueda. "No derroche su tiempo y sus recursos".

7- La unión
Cuando todos los integrantes están unidos para conseguir un propósito; nada los detiene. Las personas se motivan por las expectativas de triunfo; prepárelas, impúlselas y trátelas bien,

8- Hágalo mejor cada vez
La mejora continua e innovadora, pueden representar la victoria o la permanencia en el mercado".

9- La coordinación
La organización y la comunicación entre las personas; son dos armas para lograr la victoria. Empléelas cuidadosamente: así siempre estarán en su posición y sabrán que hacer ante cualquier situación.

10- No declare sus intenciones
Su organización será más fuerte, si su competencia sabe menos de lo que ustedes desean lograr. Sea sutil en sus estrategias, así su competencia no será capaz de prevenirse contra ellas.

Fuente: Libro "El arte de la guerra para ejecutivos".
Autor: Donald G. Krause.